Espiritu Santo. En Gn. 1:2 se lee que “el” E. de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Esta es la primera de las muchas referenias  (algunas piensan que llegan a ochenta y seis ) que se hacen del E. S. en el AT. Hay que aclarar, sin embargo, que en los tiempos del AT no se pensaba en el E. S como una persona diferenciada dentro de la Trinidad. La palabra que se utiliza es ruah, la misma que se usa también para “viento”, o para aliento  (Espiritu). Se le presenta en su actuación en la creación , sotenimiento y control del universo (Envias tu Espíritu, son creados, y renuevas la faz de la tierra) Sal. 104:30; A donde me iré de tu Espiritu Y a donde huiré de tu presencia. Sal. 139:7. Actúa sobre seres humanos, capacitandolos para algunas cosas. Así, para para hacer la obra del tabernáculo, Dios dice a Moisés : Mira yo he llamado… a Bezabel… y lo he llenado del Espiritu Santo de Dios, en sabiduría y en inteligencia, en ciencia y en todo arte (Ex. 31:2-3). También se habla de él en relación con el fenómeno de la profecía, cuando descendía sobre individuos, otorgándoles el don profetico. Balaam profetizó bajao la influencia del Espiritu Santo (Nm. 24:2). Igualmente Saúl  1 S. 19:23-24. David dijo: (El Espiritu Santo de Jevova ha hablado por mi, y su palabra ha estado en mi lengua) 2 S 23:2.

Suscríbete a Nuestro Boletín !!

* Recibe Gratis un Gran Libro de Teología y Mucho Más, Descarga Inmediata *

No vendemos o intercambiamos tus datos puedes desuscribirte cuando lo desees

Estas acciones del Espiritu Santo, sobre individuos eran tenidas como algo excepcional y poco frecuente, pero Dios prometió que vendría un día cuando esto sería mas universal (… derramaré mi Espiritu sobre toda carne) Jl. 2:28. Para ello enviaía a su Ungido, el Mesías, sobre quien reposaría el Espiritu Santo de Jehova; espiritu de sabiduría e inteligencia, espiritu de consejo y de poder, espiritu de conocimiento y de temor de Jehova. Is. 11:2. La era mesiánica se caracterizaría por una acción evidente del Espiritu Santo entre los hombres. juan el Bautista anunció que se acercaba ese momento, pues tras él vendría “el que bautiza con el Espiritu Santo”. Jn. 1:33. Al predicar por primera vez a los gentiles, Pedro dijo: “Dios ungió con el Espiritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret” Hch. 10:38. En efecto el Señor Jesus confesó que sus milagros los hacía por el Espiritu de Dios, Mt. 12:28. También dijo Cristo Jn. 14:26 y que lo enviaría el mismo Cristo Jn. 16:7. Esto no acontecería mientras el Señor estuviera en el mundo. Jn. 7:39, pero tras su muerte y resurección mando a sus discipulos “que no se fueran de Jerusalén, sino que esperaran la promesa del padre, la cual … oisteis de mi. Porque Juan ciertamente lo bautizó con agua, mas vosotros sereis bautizados con el Espiritu Santo”. Hch. 1:4-5. En el dia de Pentecostés, estando los seguidores del Señor todos unánimes juntos… fueron todos llenos del Espiritu Santo. Hch. 2:1-4.

En contradicción con lo que creen muchos cristianos, en todas las épocas se han levantado opiniones que niegan que ese Espiritu Santo mencionado en esas escrituras sea una persona. Esas herejias alegan que esas declaraciones bíblicas se refieren a la “energia desplegada por Dios”, una fuerza impersonal, la acción de Dios en el mundo. Otros, como los arrianos, aun reconociendo la personalidad del Espiritu Santo, ensenaron que no es Dios. Esto de paso implica la negacion de la Trinidad  y también de la deidad del Señor Jesús.

Pero las Escrituras, cuando hablan del Espiritu Santo, lo presentan con características que no pueden ser siquiera imaginadas como pertenecientes a una cosa, a un objeto o a una fuerza. Los atributos de la persona con la capacida de pensar, tener sentimientosy voluntad. En cuanto a la capacidad del Espiritu Santo, escribiendo a los Corintios Pablo dice que “el Espiritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios” 1 Co. 2:10. Tambien dice a los Efesíos. “Y no contristeís al Espiritu Santo de Dios” Ef. 4:30, por lo cual se entiende que tiene sentimientos. El atributo volitivo puede apreciarse en porciones tales como Hch. 16:6-11, donde el Espiritu Santo. Prohibió a Pablo “hablar la palabra en Asia”. Además son abundantes las declaraciones bíblicas donde se describen las acciones del Espiritu Santo como persona siempre con un lenguaje claro e inequivoco. El Señor Jesús dijo que el Espiritu Santo enseñaría “todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho” Jn. 14:26.

El Espiritu da testimonio a nuestro espiritu, de que somos hijos de Dios. Ro. 8:16. Le vemos que hace milagros, como arrebatar a Felipe y trasladarlo a Azoto. Hch. 8:39-40. El Espiritu Santo ordena (Ellos enviados por el Espiritu Santo, descendieron a Seleucia). Hch. 13:4. El Espiritu realiza una labor de convencimiento en las almas “Cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio” Jn. 16:8. Se nos ensena que el E. S intercede por los creyentes  “Que hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el E. mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles” Ro. 8:26. Estas no son cosas que realice una fuerza, sino una persona. Además, se nos dice que es posible mentirle al E. S. como lo hicieron Ananias y Safira, Hch. 5:3. Hay gente que le hace resistencia Hch. 7:51. En distintos pasajes bíblicos se habla de relaciones con el E. S como persona. En efecto, el Senro Jesús enseño que “la blasfemia contra el Espiritu” es algo imperdonable y que  “al que hable contra el Espiritu Santo” no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero Mt. 12:31-32. No se blasfema contra una cos, sino contra una persona.

Esa persona, además es presentada en la Biblia coon los atributos de la Deida, como la segunda persona de la Trinidad. En Is. 6:1-13. el profeta vió la gloria del “Santo, Santo Santo, Jehová de los ejercitos”, que le dijo: anda, y di a este pueblo… Este pasaje citado por Pablo en Hch. 28:25-28, donde dice: Bien habló el Espiritu Santo or medio del profeta Isaias a nuestros padres diciendo: Vé a este publeo… De manera que Pablo llama E. S a quien Isaias designa como Jehová. 

 

En. Jer. 31:31-34, al prometer nuevo pacto, se lee “he aqui que vienen dias , dice Jehova… este es el pacto que haré con la casa de Israel”. Esa promesa es citada por el autor  de Hebreos señalando que quien habló fue el Espiritu Santo. Y nos atestigua lo mismo el Espiritu Santo porque después de haber dicho: Este es el pacto. He. 10:15-17. En Jeremías dice Jehova y en Hebreos se lee Espiritu Santo.

El Señor Jesus dijo: Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador. El Espiritu de verdad. Jn. 14:16-17. El término Consolador en castellano no expresa en su totalidad la idea de la palabra griega que traduce Parakletos. Un Parakletos es uno que está al lado del otro para representarle, para defenderle como abogado, intercediendo por él de Pentecostes fue el cumplimiento de la promesa hecha por Dios a los profetas. Pedro habló del don del Espiritu Santo. Hch. 2:38. Por lo tanto, no es algo que se obtiene porque se merece. Es un regalo de Dios, que lo da. Cristo había dicho que el mundo no lo puede conocer pero vosotros lo conoceis, porque mora con vosotros y estará en vosotros Jn. 14:16-17. Todos los creyentes que estaban presentes aquel dia fueron llenos del Espiritu Santo. La universalidad de esta experiencia formaba parte, precisamente, de la promesa Derramaré mi Espiritu sobre toda carne Jl. 2:28. Por eso cada persona , tras la conversión y la regeneración, recibe el Espiritu Santo. Habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espiritu Santo de la promesa Ef. 1:13. A esto que se realiza por medio de la fe a fin de qe por la fe recibiésemos la promesa del Espiritu Ga. 3:14 la Escritura llama ser bautizado en el Espiritu Santo, conforme a a las palabras de juan el Bautista, El os bautizará en el Espiritu Santo. Mt. 3:11; Mr. 1:8; Lc. 3:16 ; Jn. 1:33 y es así como somos incorporados al cuerpo de Cristo, Porque en un solo cuerpo y a todos se nos dió a beber de un mismo Espiritu. 1Co.12:13.

La Bíblia diceque el Señor Jesús concede dones a su iglesia en la forma de personas especialmente dotadas por el Espiritu Santo, tales como apostoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros. Ef. 4:7-12. Pero Pablo exhortaba a los Efesio a que fueran llenos de toda la plenitud de Dios y llenos del Espiritu Santo. Ef. 3:19; 5:18. De esa manera actúa en ellos el poder del E. S el cual, antes que otra cosa, desea trabajar el carácter de las personas para que se produzca el fruto del Espiritu, que es amor, gozo, paz, paciencia benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza. Ga. 5:22-23. Tambien por medio del Espiritu Santo Dios concede dones espirituales o capacidades particulares a cada creyente, habilitandolo para servir en su reino. Ina lista de esos dones, que no debe considerarse exhaustiva, aprece en 1 Co. 12:1-31. Palabra de sabiduría, palabra de ciencia, fe, dondes de sanidades, el hacer milagros, profecía, discernimientode espiritus, diversos géneros de lenguas, interpretación de lenguas. En Ro. 12:3-8 s emencionan profecía, servicio, enseñanza, exhortación, repartición, presidir, hacer misericordia. En 1 Co. 7:9 se nombra el de don de continencia.

Ente los cristianos evangélicos, se presentan diferencias de opinión sobre el ejercicio de ciertos donde en el dia de hoy. Se alega que algunos de ellos fueron muy necesarios en los primeros tiempos de la Iglesi pero que ya han cesado de manifestarse. Creen encontrar apoyo para esa opinión en  1Co. 13:8, donde dice el amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, cesaran las lenguas, y la ciencia acabará. Otros senalan que esas palabras se refieren al fin de la historia, y que no debe hablarse de cesación, por ejemplo, del don de profecía y de lenguas cuando todavía  el de ciencia continua. La Escrituradice que cesarán pero nadie sabe cuando. En el día de hoy el Espiritu Santo continúa otorgando sus dones, pero hay que recordar que esa es una acción de la soberanía de Dios, Todas estas cosas las hace uno y el mismo Espiritu, repsrtiendo a cada uno en particular como él quiere incluye la idea de manera, lugar y tiemp, No obstante, las mismas Escrituras nos exhortan, también a procurar los dones espirituales sobre todo que profeticeís. 1 Co. 14:1

Al dar Dios el Espiritu Santo a los creyentes les está entregando un avance, un adelanto, de las virtudes del siglo venidero. El Espiritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida. Ef. 1:13-14, es lo que mantiene en nosotros la esperanza. Para que abundeís en esperanza por el poder del Espiritu Santo. Ro. 15:13. Por él sabemos que Dios vivificará tambien nuestros cuerpos mortales por su Espiritu que mora en nosotros. Ro. 8:11. Alma Dones espirituales. Espiritu.

Close Menu